A empoderarse ganando billetes

Esta semana vi un fragmento de Buenismo Bien de refilón, pasando a toda prisa el timeline, aunque reconozco que si me detuve es porque la protagonista del vídeo era Henar Álvarez, una de las presentadoras del programa. Es una mujer a la que admiro. No sabría cómo decir, pero me cae bien desde el día en que vi un vídeo suyo. Empatizo, aunque no use su lenguaje rústico, ni me atrevas con las formas “panqui” que usa. Pero si en el fondo me encandila es porque es de los pocos reductos que quedan en la izquierda de mujer que hace de su libertad y su descaro su consigna.

Lo digo porque hasta la fecha viene pasando en la progresía que todos los roles de mujer que nos venden, en fin, muy empoderadas no parecen

Están las de los cuidados. Qué pereza con el tema. No aspiro a cuidar a nadie, no soy Wendy. Sólo quiero una pareja que haga labores equiparables en la casa, si fundamos una familia. Están las que basan toda su vida en ser madre. Te inundan con consejos de buena mujer, buena esposa, dar el biberón, el pecho… Qué malo es el capitalismo, dicen, así que dejad de luchar por ser las jefas de vuestra empresa y meteos en la casa. Me preocupan, porque le hacen el juego a lo ultraconservador, al llevar la lucha de la mujer a la esfera privada, cuando deberíamos seguir en la esfera pública: el trabajo, los derechos… –os lo he explicado otras veces

Y luego está Henar, que es definitivamente un soplo de aire fresco.

Henar es una mujer que basa su exposición en decir lo que le da la gana, en ser más chula que los hombres que la rodean, en defender las libertades femeninas a machete, y en definitiva, en portar la bandera de la libertad de las mujeres, bajo la única voluntad última de que seas lo que te dé la gana, pero que seas. Henar aprecia que nuestra lucha en la actualidad no debe ser de moral, sino de derecho a reivindicar lo que somos, más allá de etiquetas. Nuestro cometido, mujeres, es asumir que la emancipación pasa por decidir nosotras lo que queremos ser, no lo que otros esperan que las féminas sean.

Entonces aquí viene lo polémico. 

Si aparcamos la ideología, la imagen de Henar a mí me recuerda a otras mujeres como… Isabel Díaz Ayuso. Estalló la polémica. Henar podría ser también Cayetana Álvarez de Toledo, como prototipo de mujer, digo. Es decir, mujeres a quien nadie las chulea, mujeres con más ovarios que grande es cualquiera catedral inmensa. Te gusten o no, seas de derechas o izquierdas, si lo vas a pasar todo por el tamiz de los partidos, mejor no sigas leyendo este artículo. 

Henar es de los pocos ejemplos –de mujer, insisto– que a la izquierda le quedan con tal reivindicación por la libertad, sin ánimo de impartir moral ninguna. Estaré muy mal, pero las mujeres de la derecha parecen hoy más emancipadas de lo que parecen muchas de sus referentes la izquierda. Ayuso y Álvarez de Toledo son dos prototipos que no piden perdón, ni permiso. Simplemente se abren paso en un mundo tan machista como el político. Y logran el respeto del resto. 

Por eso, a mí Henar me recuerda también mucho a las feministas clásicas con las que hablo a menudo. No hay que esconderlo: si son feministas y son clásicas, son socialistas. Una queja que ellas me han trasladado es hasta qué punto una parte de la izquierda viene fabricando, de un tiempo a esta parte, modelos de mujer impartiendo moral, corrección, formas, los cuidados, la familia, hasta una especie de victimismo en sus alocuciones públicas, cuando refiere a su oficio de política.

Las feministas clásicas, que se han partido la cara por los derechos y las libertades en una España mucho más machista, flipan con que se esté regalando la bandera de la rabiosa libertad a la derecha. Es decir, que la propia izquierda nos bombardee con prototipos de los años 50, y tan a gusto. Porque Ayuso será muy empoderada a ojos públicos, pero te vende las políticas de natalidad como remedio a un aborto que parte de su votante igual hasta cree que se produce porque no te proteges, eres un poco fresca

Así que después de poner públicamente un tuit donde decía “a mí esta mujer me devuelve la vida” en alusión a Henar, lo siguiente fue ver que algunos linchaban a la periodista por su frase en el vídeo: “A empoderarse ganando billetes y fundando empresas”. Vaya. De pronto me entró la risa. Quienes la criticaban no era de derechas, sino de izquierdas, porque según decían, la presentadora le hacía el juego al capital, presuntamente, al vincular empoderamiento con dinero. 

Olvidan quienes critican a Henar lo otro que dijo. “Que se te perciba como una tía que toma sus decisiones, que hace lo que quiere y que le da todo igual, hace que te perciban como peligrosa (…) No consagréis vuestra vida a la ley del agrado. Esto significa que no tenemos que estar nuestra vida pensando en cómo gustar, porque además, si lo hacemos así, cuando dejemos de gustar porque hemos envejecido o ya no somos tan jóvenes, habremos perdido todo el valor y no va de esto. A empoderarse ganando billetes y teniendo empresas, el resto del tiempo haced lo que os salga del coño y como os salga del coño”.

Igual lo que molesta de Henar es eso: el estruendo con que habla, la libertad que regala a quienes defienden la emancipación de la mujer por encima de cualquier consigna. A ver si lo que hiere de Henar es que no vende moral de buena esposa, ni busca hacer de ejemplo de su vida, ni nos paternaliza. A saber, que fastidian sus verdades como puños: que tradicionalmente las mujeres han tenido que tragar con todo porque no tenían un sueldo propio para largarse de sus casas o dejar a sus parejas. Que la libertad económica es independencia, y que con eso cubierto, puedes reírte de los peces de colores eligiendo tú qué moral quieres. 

Que hoy eso solo lo defiende la derecha, y se así deja huérfano a una parte del progresismo, que no quiere morales y roles románticos, familiares, dejes paternalistas.  

Así que lo dicho: A empoderarse ganando billetes, o como te salgo del c…* cuerpo. Henar es una mujer molesta para algunos porque rompe con los cánones de mujercita. Pero igual las que somos molestas somos mayoría, que no vamos a tragar con el ultraconservadurismo de la falsa progresía

One thought on “A empoderarse ganando billetes

  1. Resacazul says:

    No sé quien es Henar Álvarez, e intentaré corregir la falta, pero Ayuso y Toledo pecan de pasarse el día diciéndonos lo que tenemos o no tenemos que hacer (pobre Casado): creo que, en el fondo, solo quieren ser como mamá.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s